El arroz a la paella es símbolo de la buena comida en España

La paella mezcla el arroz, con proteínas y azafrán.

La paella en Córdoba gana mercado entre los comensales. A pesar de  Andalucía  es reconocida por su Salmorejo, los visitantes exigen alimentos propios de otras zonas del país.  Su receta tuvo sus orígenes en la comunidad valenciana y su palabra significa sartén.

En España se heredó de los asiáticos el uso del arroz. Este cereal fue expandiéndose por el mediterráneo desde la época de Alejandro Magno.  Los investigadores culinarios indican que el plato es  la  unión de la cocina de los romanos que trajeron la platina y  los Moros que sumaron el arroz a las tierras españolas para su siembra.

Ingredientes

Aunque en principio la paella valenciana estaba compuesta por pollo, pato, conejo y caracoles. Con el tiempo se generó variaciones para el gusto de los nuevos paladares. La marinera que se elabora con pescados y mariscos. La mixta o mar y montaña lleva carne, mariscos o pescado. Y la de Montaña agrega productos regionales como la costilla, el conejo y el pollo.

Por su parte, los andaluces aportaron uno de los ingredientes básicos para la ejecución de la paella en Córdoba. Los árabes del Al-Ándalus expandieron  el uso del Azafrán.  Éste es una especie de sabor amargo que proviene de una flor. Igualmente, se usan verduras como el tomate,  judías verdes y  alubia blanca.

La paella en Córdoba

La paella en Córdoba es una comida para compartir con familia o amigos.  Esto se justifica debido a que se debe cocinar como mínimo para dos personas.  Es recomendable que  la anticipe,  ya que tarda entre 30 y 60  minutos para elaborarse.  Además, se recomienda dejarla reposar por otros 5 ó 10 minutos antes de comer.

Es por ello, que Cristalera Gastrobar ofrece paella en Córdoba como una de sus especialidades.  Su cocina  es sencilla, pero deliciosa.  Poseen una carta extensa y  con referencias muy cuidadas. Dan protagonismo al producto, sin pretensiones y a buenos precios. Sus propietarios construyeron el local que soñaban como clientes. Su equipo ama la gastronomía y que quiere que el cliente la disfrute.